lunes, 26 de enero de 2015

De memoria taurina Isidoro Morales





Pasean por la calle Alcalá de Madrid, cerca de la plaza
de Las Ventas, (de izquierda a derecha) los toreros
peruanos Guillermo Rodríguez, El Sargento, Adolfo Rojas
El Nene, Miguel López, Trujillano e Isidoro Morales. Al
centro los acompaña un amigo conocido como el Monche.


Monumental Plaza de Toros México

18 de junio de 1946.
Presentación en la Monumental Plaza “México”.
Alternantes: Daniel Romero e Isidoro Morales (peruano).
Novillos de “Atlanga”.


En aquel lejano verano de 1946, se celebró la primera
temporada chica como también se le conoce a las
novilladas y entonces, aparecerían acartelados los
primeros novilleros de la época y que muchos de ellos,
cobraron de inmediato fama y prestigio, ante los
aficionados capitalinos y de la provincia entre ellos:
Félix Briones, quien cortó un rabo el 13 de octubre al
novillo “Soñador” de Pastejé Anselmo Liceaga, Luís
Solano, Fernando López el torero de “Canela”, Pepe Luís
Vázquez mejor conocido como el “Monito Araña” que junto
con el novillero peruano Isidoro Morales, cortaron cada
uno un rabo en su presentación a novillos de la
ganadería tlaxcalteca de Atlanga, Rafael Gil
“Rafaelillo”, Rafael Osorno, que saltara a la fama con
aquella faena inolvidable en el toreo de la condesa, al
novillo “Mañico de la ganadería jalisciense de
“Matancillas” años después, se convertiría en subalterno
pues, nunca pudo superar aquella magistral faena que
hizo a “Mañico” que le valió salir a hombros de los
aficionados, del toreo de la Condesa y, poco a poco, se
fue perdiendo como novillero; Mario Sevilla, y el
malogrado novillero español radicado en nuestro país,
Laurentino José López Rodríguez, mejor conocido como
“Joselillo”, quien cortó tres rabos en ésa temporada
inaugural de novilladas, Nacho Pérez hermano del
inolvidable Silverio, Curro Ortega, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario